5 aspectos negativos de Japón

No es nada raro que muchos adoradores de Japón lo terminen idealizando. No podemos culparlos, considerando que Japón es un país sin igual en muchos buenos sentidos. Sin embargo, no todo en Japón es perfecto, y es que los japoneses son humanos, y humanos no somos perfectos.

Esperamos que comprendan que este artículo no pretende difamar ni desprestigiar a la sociedad japonesa sino más bien hacer ver que, así como existen cosas fascinantes atribuibles a Japón, también las hay aquellas no tan fascinantes… e igual de atribuibles.

A continuación presentamos cinco cosas malas sobre Japón.

 

1. El machismo.

La idea de que hombres y mujeres debemos tener igualdad en derechos y oportunidades es uno de los temas más candentes de los últimos tiempos. Y con razón.

Pasando por la desigualdad laboral hasta la explotación de la imagen femenina como un objeto sexual, resulta controversial que una sociedad tan desarrollada como la japonesa siga siendo, tristemente, tan machista en la actualidad.

Society_of_Japan

 

2. Nadie sabe inglés.

Ya seas un turista primerizo o un veterano que lleve viviendo varios años en el país, algo que nunca deja de sorprender es que casi nadie hable o entienda inglés. Y es que existe un extenso debate a cuya resolución aún no se ha llegado:engrish.png

¿Es el sistema el que no sabe enseñar el idioma inglés? ¿O son los japoneses a quienes les cuesta demasiado aprenderlo?

 

3. La cultura del がんばってください!(ganbatte kudasai).

Como si la desigualdad laboral no fuera suficiente, no podíamos dejar de mencionar, además, la explotación laboral existente en Japón a todos los niveles. Ya seas un oficinista, un empleado ferroviario o un ejecutivo de alguna prestigiosa compañía, nadie escapa de las garras de la cultura del ganbatte kudasai! (lit.: ¡por favor, esfuérzate!). Las largas jornadas de intenso trabajo, sumado a unas condiciones deplorables, ocasionan que las personas no tengan tiempo ni energías para nada, pues sus ocupaciones a tiempo completo les exprimen hasta sus últimas gotas de vitalidad. Y es que el desarrollo se paga caro, aunque solo lo hagan en japonés.

67d8b081

4. El estrés.

Y es que no podíamos esperar que no se estresasen después de trabajar unas cuantas horas diarias más de lo estipulado… a diario. Asociado a las altas jornadas laborales, es evidente que el estrés llega también a ser un importante problema, como veremos en el siguiente punto.

5. Los altos índices de suicidio.

Como probablemente ya lo veían venir, el problema más grave de Japón son sus altas tasas de suicidio. Asociado no solo a las extensas jornadas laborales ni a las altas exigencias sociales sino también a los problemas personales que puedan (o no) surgir a raíz de todo lo anterior, la decisión de terminar con la vida propia es la única decisión personal que demuestra el fracaso de la sociedad como un todo, en más de un aspecto.

青木ヶ原Mensaje disuasivo para los posibles suicidas en Aokigahara (青木ヶ原).

Un suicida, en el contexto de la depresión por estrés, es un individuo que manifiesta su desesperación por dejar de formar parte de una sociedad, de la forma más lamentable. Prevenirlo está en mano de todos. Es responsabilidad de todos.

 

 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s